Un sábado de relatos. 1.6

miércoles, junio 02, 2010

Señoras, Seños, Señoritas y Caballeros que pasan por este su blog…



Y porque me llegó un mail, sí, a ese mail que rara vez reviso porque llegan muchos correos pero que muy lejana la vez los leo y esta fue la ocasión en la que he puesto atención a varios debido al gran tiempo que tuve este puente no oficial que me brindaron muy amables personas... el caso es que me encontré con una grata sorpresa y como el público conocedor lo pide ¡here we go!



“A LAS PUERTAS DE ROYALVILLE”




Como toda aldea en cualquier parte del planeta, esta en tiempos lejanos, donde los habitantes que van desde horribles sapos, pajarillos en los árboles, tiernos castores, las nutrias de los ríos, los zorros a la caza, tejones, comadrejas, ardillas, liebres, bellos cisnes y un largo etcétera de personajes que uno se puede encontrar en ella. Hoy hablaré de uno en particular que es casi la imagen de tan destacada aldea en la que nos encontramos.


Aquel escudero el cual nos protege de los malos incautos que nos quieren tomar por asalto en tan bella armonía que nos distingue, que, aunque no porta una espada envainada, casco y una fuerte armadura que lo proteja; si hacían que portara una ridícula fedora de portero y un saco enorme de colores despampanantes en morado con gris; galante e imponente aquel personaje se miraba en la puerta de nuestro gran imperio dándole los buenos días, tardes o noches (según fuera el caso) a los invitados que sobrecogidos veían el oasis por fuera que los seducía -música sensual- y los hacía querer adentrarse como Adán y Eva a lo desconocido del mundo prohibido. Una vez que caían en la trampa, los amarrábamos, los secuestrábamos y robábamos sus monedas de oro de sus bolsas colgantes en la cintura al puro y viejo estilo de Robin Hood con la diferencia de que las monedas sólo se las quedan los ricos y los pobres a veces los descuartizábamos y los comíamos en la cena que compartíamos alrededor de una fogata posándonos con los cisnes llenos de chismes (quien haya pasado a esta aldea entenderá lo rebuscada de mi última frase) pero bueno el chiste de mi fábula el día de hoy no es esa.


Volviendo al punto en el que yo quería expresarme del portero de Royalville es que aunque ésta persona que redacta no es noble ni hidalga, ósea yo mero, tuvo la oportunidad en sus primeros meses de vida dentro de tan “bella” aldea codearse con las grandes personalidades… aunque meses después porque según mi viejo disco duro de procesador Pentium 2 que trata de buscar algo de información en los respaldos archivados dice que tuvimos diálogos fluidos y concisos hasta después de un curso de “Como sobrevivir en una isla desierta rodeado de cocodrilos” que nos proporcionaron ya que sabíamos hasta salvar al mundo de los nazis, escapar de gángsters orientales, recuperar los diarios privados de nuestros padres que contienen detallados escritos del cáliz sagrado, salir sin un rasguño de los soviéticos que nos engañaron para encontrar la calavera de cristal de Akator y que cuando la regresamos a su templo de nada sirvió porque un re-cochino “Objeto Volador No Identificado” se lo llevó y Spalko murió y con todas nuestras súper habilidades con las que nos dotamos que nada tienen que ver con Indiana Jones, pero que también nos defendemos con uñas y dientes y usamos desodorantes Lady Speed Stick con aloe para que no nos vean sudar cada que nos metemos en un problema.


Y entonces fue así como armábamos tremendas jaranas que comenzaban con el crepúsculo de la tarde y terminaba con el del amanecer hasta que el faustoso destino nos separó y los días, meses y estos tres años se han hechos funestos, llenos de añoranza y remembranza de aquellos días en los cuales el agua clara brilla en el riachuelo bajo el rayo del sol pero se opaca al recordar que ya no está entre nosotros aquel sujeto al que me refiero y me pidió muy amable él que le escribiera algo. Y aquí está.


No crean que no me acuerdo de las cosas o mucho menos de las personas, simplemente es que me gusta hacerme la interesante cuando la ocasión lo amerita PERO esta vez… ¡Claro que me acuerdo de ti ADOLFO! Muchas gracias por tus palabras en el mensaje me sacaron una sonrisa, lo juro, espero que te vaya súper bien te deseo lo mejor y andamos en contacto ¿vale?





Pásale a lo barrido

0 Mad words aquí

Gracias por tu madness.

Tu opinión para mí es lo más importante, con respeto y sin SPAM evitaremos que llegue a la moderación de comentarios y/o eliminarlos.

Si quieres ponerte en contacto escríbeme a zsmmblog@gmail.com

SALUDOS, Xo.