Título:           TE DARÍA EL SOL
Autor:           JANDY NELSON
Páginas:        432
Editorial:      ALFAGUARA | PRH
SINOPSIS
   Noah y su hermana gemela Jude son inseparables. El solitario Noah dibuja sin parar, y se ha enamorado en secreto de su enigmático vecino. La atrevida Jude salta desde altísimos acantilados, se pinta los labios de rojo y habla hasta por los codos.
   Pero tres años después, a los 16, los hermanos ya no se hablan. Algo pasó entre ellos que arruinó dramáticamente su relación y los llevó por caminos diferentes. Entonces Jude conoce a un chico guapo, frágil y arrogante... y a alguien más, una nueva fuerza en su vida, todavía más impredecible y ligada a su pasado de forma inevitable.
   Los primeros años de esta historia los cuenta Noah; los últimos, Jude. Lo que ninguno comprende es que apenas conocen la mitad de la historia. Si tan sólo pudieran compartirla...
Abrir este libro es abrir el cofre de los deseos no expresados y que las ilusiones guardadas en el fondo de este puedan cumplirse algún día. Sabes lo que contiene aunque te niegues a verlo…

Seguramente ya han escuchado hablar de este libro por todos lados, la historia de este par de gemelos es especial, Jandy Nelson no ha hecho magia pero ha logrado que con un par de toques sencillos y situaciones cotidianas esta historia se torne multicolor, y no solo porque los gemelos tengan tendencias sobre gustos de arte, pintura y escultura, en sí, el libro despide esa aura. Las tramas separadas en el tiempo juegan una buena parte de esto ya que no va lineal y esto le agrega intriga, cuando estés leyendo la historia de Jude, podrás entender la de su gemelo Noah y a su vez Noah complementa la versión de Jude. No existe la una sin la otra.

Y podrás pensar que solo vas a leer sobre la vida de estos chicos, pues sí pero llegará un punto en el que sucederán un montón de situaciones y no precisamente con la historia de los gemelos, que, desde luego les afecta pero es todo un lío que sale de sus capacidades creando una avalancha tremendamente grande; cuando esta alcance a los gemelos podremos apreciar claramente las consecuencias que los actos de los demás provocan en nosotros, en lo que se puede convertir tu existencia por una mala experiencia, mentir, mentir, mentir y tener que vivir soportando esa mentira, peor aún, lo despiadado en lo que se puede convertir el corazón una vez que es lastimado y solo piensa en lastimar.

Niños, la venganza es mala y nuestros protagonistas van a tener que tragar una cucharadita de su propio orgullo para poder superar infinidad de situaciones que no solo son “normales” por la edad, no, todo este tema de crecer, aceptarse uno mismo por lo que eres y lo que realmente eres, madurar, perdonar y una de las cosas más difíciles para cualquiera resignarse a las decisiones no solo de las personas sino del destino y aceptarlo como va porque de eso algo extremadamente bueno seguro sale; Noah y Jude son la prueba.