ÚLTIMAS RESEÑAS

[HABLEMOS DE...] ¿Prestas tus libros?

viernes, marzo 25, 2016

Ya sé que debería yo estar publicando reseñas y videos de lo todo lo que ando leyendo pero como habrán visto pues no es así ¿verdad? JA. Y (aunque suene a pretexto) neta que la vida de adulto apesta y está llena de un montón de cosas complejas, caray... pero ese no es el punto que vengo a tratar el día de hoy, madrugada para mí.

Y es que mientras me peleaba con la antena Wifi me vi en la necesidad de apagar la televisión mientras veía en Netflix "Los ilusionistas", muy buena hasta donde me quedé por cierto, en fin, me metí al Facebook y me voy topando con la publicación Chester:

#LectoPregunta: ¿Prestas tus libros?

Esta pregunta es interesante y aquí voy, dos puntos y a parte.

Las personas que tienen este hábito de leer, procesar la información, digerirla y tomar lo bueno de hasta el "libro más malo del mundo" son pocas. Como poco común es que un mexicano tome un libro por gusto.

Admito: es un gusto (el de leer) por el cual es mínimo comparado con mi edad (y la vida no me va alcanzará para leer todo lo que en mi camino se presente). Sé, de antemano que un libro en este país está posicionado como objeto de lujo debido a su costo. Sin embargo, el primer libro de todas las etapas que tuve como lectora (edad: 8 años, libro: La vuelta al mundo en 80 días; edad: 14 años, libro: Historias de terror infantiles; edad: 19 años, libro: Dracula; edad: 24 años, libro: La citación) fueron prestados. Oh, sí. Gracias a cada una de esas personas de ante mano.

Pero… ¿y el meollo de prestarlos? Ok, cuestan. Sí, cuestan me queda claro y mucho, el dinero no se gana de manera fácil a la actualidad. Bueno, es que es mi favorito, vaya yo tengo diversos libros en esa categoría y no me interesa quemarme el algún infierno que me dispongan porque incluso los tengo rayados con rotuladores, marca texto, pluma, lápiz y con notas; ¡hasta he encontrado canciones para ellos! Porque el momento se ha prestado, porque me han marcado, porque todas esas palabras las he leído en un curioso momento que encajó.

Si yo he tenido esa explosión de sentimientos por qué le impediría a alguien más disfrutar la sensación de tenerla o incluso de crear todo un debate del por qué su opinión sobre ese texto es contraria a la mía… tal vez me digas: es que puede que no lo lea, no te lo devuelva, lo pierda, lo maltrate, se lo coma su perro y yo con mi galleta Oreo en la mano y un vaso de leche con Cal-C-Tose en la otra (porque las conversaciones de gran importancia las manejo de forma muy madura) te diré: ¿y?

¿Cuál es el problema? ¿El dinero que pagaste por él? ¿El aspecto físico, en el interior, el orden de las palabras va a cambiar? ¿El desinterés de la otra persona por no leerlo, ni devolverlo?

Seamos serios: ¿lo vas a volver a leer a corto o largo plazo? ¿Y si mueres mañana? Igual el libro no lo vas a poder leer de nuevo, es más, releer un libro a la actualidad por el modo de vida es bastante poco probable, ¿te toca un ratero culto y solo se lleva tus libros y no las joyas de la familia y aparatos electrónicos? ¿Qué hay de los desastres naturales o un incendio (no es mal augurio, no más digo)? ¿Te mudas y se pierden? Empiezo a creer que prestarlo o no involucra una parte de nosotros mismos a nivel psicológico, de actitud, de la forma de ser de uno en aspectos generales ante la vida y con quienes la compartimos.

Si bien tengo libros que no me han costado ni un peso, otros por el contrario han sido muy caros, fueron firmados por el autor o personas muy queridas me los han dedicado, yo ya los leí y obtuve de ellos lo que pude (y me convino), cierto, me he arriesgado a prestarlos, unos han pasado por más de 5 manos otros no han vuelto pero así mismo la vida me pone pruebas sobre lo que debo conservar y lo que debo atesorar en mi memoria (y corazón si nos queremos ver más románticos), lo que debo dejar ir por las buenas o malas y no hablo de objetos… las personas (aclarando que no las comparo ni tienen el valor de tal, no soy tan frívola) juegan un papel medianamente similar, tendemos a decir que hay personas malas, buenas, etc., y debemos moralmente tomar una decisión de seguir cerca de ella o por el contrario incluirla a un círculo social. La envidia en todos los aspectos, por dosis bajas o altas dicen que es mala así que "haiga sido como haiga sido" prefiero compartir la historia de primera mano a crear un mito de boca a boca sin fundamentos y fomentar la ignorancia (excluyamos a las antiguas culturas que vivían de ello, que no tenían los medios con los que contamos actualmente). Es muy bonito que alguien más te de la información digerida pero se descubren muchas más cosas cuando uno indaga en lo que hay detrás de…

En fin: sí, sí los presto, sí me arriesgo, de eso va la vida; comparto en la media que puedo, los demás también cuentan con la oportunidad de conocer lo que yo, como dicen por ahí: en mí que no quede, que se lea o devuelva yo ya obtuve mi parte para crecer intelectualmente y como persona.

¿Ustedes los prestan?

PD: sí, también tengo libros prestados y que no he devuelto pero soy consciente de ello. Por eso mi reto personal de este año es leerlos y devolverlos a sus dueños, eso sí, a la que está en Francia no, je, porque el envío sale muy caro, pero aquí lo sigo resguardando.

Pásale a lo barrido

12 Mad words aquí

  1. Antes ni de chiste los prestaba por miedo de que los maltrataran y no los cuidaran de la misma forma que yo lo hago. Luego me di cuenta que nadie iba a comprar los libros que yo leí (por caros, jaja) y decidí prestar el primera y aunque regresó muy maltratado (</3) descubrí que prestarlos es muy satisfactorio y hasta tema de conversación tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Eso creo que es lo mejor, saber que puedes tener una larga y tendida conversación sobre un libro :D
      XO♥️

      Eliminar
  2. Yo tuve una mala experiencia prestando libros, pero tengo que admitir que los presto a personas en las que realmente les confío en libro, porque pues si cuestan y aparte el cariño que les tengo a cada uno
    Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cassandra, entiendo la parte del cariño, en un principio e incluso suelo dudar cuando tengo que separarme de un libro pero no sé creo algo más dentro de mí se mueve para poder no negarme jejeje.
      XO♥️

      Eliminar
  3. En mi grupo de amigas soy como "la biblioteca" y suelo prestar muchos más libros de los que me prestan, pero siempre los devuelven :)
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Neus. Qué buena suerte y además siempre tendrás muchos temas de conversación e incluso creo que se crea una relación mucho más estrecha cuando prestas y son devueltos, como que hay cierta complicidad jejeje o tú qué opinas.
      XO♥️

      Eliminar
  4. La verdad es que soy muy celosa con mis libros, he prestado dos ¿? y es la fecha en que no me los devuelven, pero sucede que tengo una amistad con un médico que me ha prestado libros desde hace varios años y se los regreso en cuanto los termino, así que es gracioso que yo no los presto, pero si me han prestado varios xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Axl :( qué mal lo de tus libros ¿cuáles fueron?
      Ahhh ya ves, ese médico amigo tuyo confía mucho en ti, no más hay que tener tantita fe xD.
      XO♥️

      Eliminar
  5. ufff me encanta prestar mis libros, incluso regalarlos, y no regalo solo los que no me gustaron XD de hecho para mi es un insulto regalar un libro que no te haya gustado...
    en fin, como dices, nosotros ya hemos tomado algo de esos libros, claro son importantes para nosotros pero que más importante que compartir todos esos sentimientos con alguien.
    Mi libro favorito lo he prestado 10 veces, ha viajado por 5 ciudades de México, me siento orgulloso de el.
    y como dijo una amiga "los raspones, enmendaduras, doblones, manchas de cafe, son marcas de guerra para los libros"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bohemio, desde luego, regalar un libro que no te gusta es un poco malvado jajajaja tal vez para una broma o para alguien que no sea de nuestro agrado pero, si lo vez por otro lado, es una inversión muy grande para tal fin... bueno ese no era el punto. Compartir no solo un libro sino los sentimientos que van implícitos en ello también es una conexión que vale la pena.
      Wow, que buena frase la de tu amiga, la tomaré prestada xD
      XO♥️

      Eliminar
  6. La verdad es que yo no puedo y no es tema de libros sino en general, cuando me llegan a prestar cualquier cosa, trato de usarlo lo más pronto posible (dependiendo de lo que sea) y devolada lo regreso pero cuando era al revés me daba cuenta que la gente no tenía el mismo pensamiento que yo por lo que me daba mucho coraje que fueran irresponsables con las cosas, ahora que tengo libros que sé el valor sentimental que significan y el valor que cuestan me he hecho más envidiosa con ellos, si los presto, desde mis sobrinitas, primas y amigas, pero les pregunto cada semana como les va y les recuerdo cuidarlos muy bien... no sé si este mal pero así soy con cualquier cosa mía o de alguien más y creo que como sé que no me gusta prestar cosas prefiero no pedírselas a nadie as+i me ahorro corajes xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aleri, bueno dependiendo del punto donde lo veas, ahorrarte corajes es uno, bastante bueno, sin embargo creo que a veces debemos aprender que no todo puede estar en nuestro poder o cerca de nosotros, las cosas (personas también, je) a veces deben irse para que aprendamos a valorarlos mucho más :D
      XO♥️

      Eliminar

Gracias por tu madness.

Tu opinión para mí es lo más importante, con respeto y sin SPAM evitaremos que llegue a la moderación de comentarios y/o eliminarlos.

Si quieres ponerte en contacto escríbeme a zsmmblog@gmail.com

SALUDOS, Xo.