Título:                    CINCUENTA SOMBRAS DE GREY

Autor:                    E.L. JAMES

Paginas:                 514

Editorial:              GRIJALBO MONDADORI

Precio:                   $ 299.°°


SINOPSIS
En contra portada:
TOTALMENTE ADICTIVA, ÉSTA ES UNA NOVELA QUE TE OBSESIONARÁ, POSEERÁ Y QUEDARÁ PARA SIEMPRE EN TU MEMORIA.

«Los juegos sexuales de un multimillonario tiene a las mujeres de Nueva York leyendo como nunca lo habían hecho antes. “Cincuenta sombras” es una trilogía que rápidamente se ha convertido en un éxito sin parangón entre las mujeres.»
New York Post

«La exitosa combinación de historia romántica y juego erótico de alto voltaje que ha tocado la fibra de muchas mujeres.»
Daily News

«Leer este libro hace que te sientas sexy otra vez. Una novela que está avivando el fuego de muchos matrimonios.»
divamoms.com

«La novela erótica que ha revolucionado a las mujeres de Estados Unidos.»
The New York Times

En la solapa:
Cuando la estudiante de literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Chirstian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarlo pero pronto comprende cuánto lo desea.
Grey está atormentado por sus propios demonios y lo consume la necesidad de controlarlo todo, pero a su vez se ve incapaz de resistirse a la serena belleza de Ana, a su inteligencia y a su espíritu independiente. Debe admitir que la desea, pero bajo ciertas condiciones.
Cuando la pareja por fi inicia una apasionada relación, las peculiares prácticas eróticas de Grey desconciertan a Ana al tiempo que ella descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos…


RESEÑA
Y la pregunta es… por dónde empiezo a descuartizar este libro… por dónde…

La primerita cosa que me gustaría remarcar es que, yo como escritora del género del FanFiction y por si ustedes no lo saben, muchos escritores “relativamente” famosos iniciaron en ese ámbito, pues Cincuenta Sombras de Grey fue uno, no hay necesidad de ahondar detalles del cómo fue su vida en ese género pero lo que puedo rescatar es que como un ex FanFiction sigue pareciendo un FanFiction; es bonito leer que al menos el tipo de redacción familiar que hay dentro de ese ilegal "género" no lo hayan quitado los editores. Que ahora por otro lado, se van a preguntar y el origen en quién se basó, pues la repuesta puede que en este momento para los que aún no lo sepan dejen de leer esta reseña pero en fin… su origen fue la Saga Crepúsculo de Stephenie Meyer (¡ahhh! Chole con los vampiros que brillan y que muchos no les encuentran coherencia… ¿no?), como iba yo escribiendo este FanFiction de Crepúsculo, y si se han leído los libros de esa saga se pueden identificar claramente quién ocupa el lugar de tal. 

LAS COMPARACIONES
CREPÚSCULO vs 50 SOMBRAS
Un gran detalle que conserva de la otra saga es que el personaje de Ana (el principal de 50 Sombras) no parece tener mucha autoestima como lo tiene Bella (Crepúsculo). Ana pone a Cristian como un personaje dominante pero yo digo que es un poco tosco en su forma de hablarle y decirle cosas, en ese aspecto es muy parecido como era Edward al principio con Bella. La escena donde Ana se pone borracha y Grey (Christian) va a buscarla es muy parecida al escena donde Edward encuentra a Bella sola en una ciudad y está a punto de ser atacada por unos borrachines; incluso en la forma en que Grey le insiste a Ana que se alimente es tan exagerada y muy marcada. Y detallitos que a lo mejor los que han visto las películas solamente, no lograrán captar y mejor así para que podamos pasar de lleno a la trama de este librito…

Así que en 5… 4… 3… 2… 1…

Aquí de antemano, eso de que este libro es una locura por lo del sexo, sexo, sexo, la verdad es que no es cierto, vaya yo sé que sus mentes son cochambrosas y lujuriosas muy en el fondo y conocen un poco de la vida, de forma que lo que la autora describe en las escenas no es nada que no hayamos: leído, visto o en su defecto hecho.

Que, por otro lado mientras avanza la historia y nos damos cuenta de lo que en verdad involucra al Señor Christian Grey con sus locuras exóticas y tener que firmar un contrato con ciertas especificaciones para tener sexo con un magnate, a demás de someterse a reglas muy específicas y sobretodo que Grey te sorprenda con todo un cuarto lleno de objetos para tener sexo al mero y viejo estilo hardcore, no habla bien de lo estable mentalmente que sea Grey y sobre todo que una mujer lo consienta me parece aún un poco más malo mentalmente. Sí, sí se que esas cosas existen y se dan en algunos rincones del planeta pero no bajo una premisa donde uno no está seguro de lo que conlleva y Anastasia no lo está por lo que la culpa a lo mejor de todo lo que pasa no es completamente del Señor Grey, lo acepto.

Se supone que aunque sea sexo se debe complacer al que se tiene a lado (por lo general) pero complacerse a sí mismo usando la regla de "Yo soy el amo" lo veo un poco zafado y para los que ya lo leyeron no me vengan con el cuento ese de que él le dice todo lo contrario porque si se lo tragaron, me temo que sólo debo agachar la cabeza por su incompatible forma de pensar conmigo, pero aun así los quiero.

Más por allá en la primera escena de sexo entre ambos personajes afortunadamente es bastante ligera y muy bien porque el sustito que nos meten con el cuarto de juegos… pero en fin, sin embargo no es ninguna descripción fuera de lo común o que en algún otro FanFiction no la haya leído antes, así que pasa sin pena ni gloria. Es más, la escena del elevador es mucho mejor y creo que lo único mejor de todos los relatos eróticos que narra.

Sigo leyendo y me sorprende que Ana sabiendo que el contrato que Grey le presenta y aún viendo el cuarto de juegos sexuales, tenga la capacidad de plantearse una idea donde ella no podrá tener voz ni voto, no en el sentido literal (porque para eso se es una sumisa, eso es obvio) pero que no sepa lo que en verdad quiere y que se la pase echándole la bolita de la decisión a sus alter egos. Ese no es un buen mensaje para el lector, o mejor dicho para la lectora (pues ya lo catalogaron como “porno para mamás”), porque de qué clase de mentalidad se ha cuajado la escritora de ese libro poniendo en un papel de esa magnitud a la mujer y peor aún es que seguramente muchas mujeres que han leído el libro lo tomarán como un ejemplo y no dudo que hasta como una Biblia para seguir al pie de la letra (y ya me contaron que la actriz/conductora Galiliea Montijo quiere hacer unas cuantas cosas de ese libro… ¿Ven?). Voy muy en contra de que a una mujer se le adiestre para tener sexo (de la forma en que lo plantea el libro, me queda claro que a veces la vida no es muy justa para todos) y sobre todo que alguien más sea el responsable del: cómo, dónde y sobretodo cuándo. Y sí hay que aceptar que Grey en determinado momento no tuvo “elección” sino la que le salvó de una vida de destrucción lo involucró en un mundo no muy común que sólo aumentó la forma en que Grey se cerró al mundo… y Anastasia sin fantasmas que cargar desea cargar los anejos sin valorarse primero ella por lo que es.

Ana parece ser muy consciente en determinadas partes de que sobretodo hay una autoestima que valorar y sabe donde está parada. No quiere todo una utopía llena de sexo donde no puede llegar a más. Sabe que no es un objeto ni una adquisición (...) pero al final el mensaje que da es que sí una mujer no sufre dolor no obtendrá placer, a mí, en lo personal no me sale la ecuación (cada quién con sus gustos sexuales, lo vuelvo a repetir).

Entonces llega un terrible punto en donde ¡Qué tremendo patán y macho es Christian Grey! Al llegar al grado de limitar el orgasmo de Ana por simples hechos que podrían catalogarse de inocentes que sin en cambio molestan al señor y su venganza es tener sexo con Ana pero sólo y exclusivamente para que él tenga un orgasmo mas ella no e incluso un castigo en el cual deja muy marcada a Ana de manera que muchas veces logra comportarse como una autentica sumisa solo por el miedo que le infunde el castigo o la idea de volverlo a vivir y todo esto sin haber firmado el contrato que la pondría como tal, entonces vuelvo a lo mismo: ¿Hay que sufrir sólo porque sí? 

Y me queda claro lo que conlleva el “contrato consensual” pero de verdad que mi alter ego está dándose de topes en una pared; es increíble leer y seguir leyendo que la protagonista no puede darse cuenta de los males mentales que arraiga Grey y si llega a dárselos se empecina en querer sanarlo y que la única manera en que él conoce para escapar del mundo sea por medio del sadomasoquismo (aclaro: cada quien está en su derecho de hacer su vida sexual como mejor le plazca) y no es que me asombre la brutalidad que llega a utilizar, porque no es el caso, sé que existe, simplemente me indigna la manera en la que la sociedad está tomando un libro el cual inició como un FanFic (y que esto es un elogio: a medida que la trama avanza comienza a tomar tintes distintos y más fuerza para seguir leyéndolo como el libro que es y olvidarse del cliché de su origen ya previamente satanizado) y que logró trascender esa barrera del aficionado para lograr imprimirse, que miles (por la razón que sea) lo hayan y/o estén leyendo y que muchas jovencitas, sobretodo, anhelen, añoren, deseen, mueran por un hombre de esa magnitud, con esas características y por qué, porque creo que no logran filtrar lo que va más allá de tener una relación sexual exótica; que no están prestando atención a la dignidad, voluntad, deseo, integridad y un sin fin de adjetivos que se pueden seguir escribiendo del cómo desmoronan a una mujer ¡Y mujer primeriza! En miles de aspectos, que sus propias dudas la dejan desalmada y tras darle vueltas (no sé, pero desde mi punto de vista) hace lo incorrecto pues no hace lo que ella de verdad desea sino lo hace por complacer a alguien más…

Y probablemente me dirán los/las que ya lo leyeron: pero él le da a escoger, le dice cómo son las cosas, que él busca su bienestar físico y mental pues le ha advertido… él no tiene la culpa, él trata, él la quiere… y entonces sí, Ana tiene la culpa. Entonces la mujer siempre tiene la culpa. Desafortunadamente (y también en la vida real hombres así existen) Grey posee una labia impresionante (que en lectura cuenta más que lo adonis de como lo plantea la escritora/protagonista) y así con facilidad se dice: sí acepto.

Le cuesta a Ana seis, ¡Seis! Tremendos golpes en el trasero para darse cuenta de lo mal que está Grey y poder tener tangiblemente su comparación que tanto desea desde un inicio y afortunadamente aprende a decir que NO (ya sé que algunos otros ya leyeron el segundo y tercer libro y por lo que yo he leído ya se vuelve más color de rosa) pero el primero lo recomendaría solos por dos cosas: 

  • Para que se tenga presente que no se debe estar sufriendo un mogollón para darse cuenta que hay cosas que no son sanas, ni para hombres, ni para mujeres.
  • Dos: que se tome como una lectura de AUTOSUPERACIÓN y no una LLENA DE EROTISMO porque la verdad es que no la tiene. 

Opinión de más: muchos considerarán que no tiene ningún valor literario y otros tantos ya esperan con ansias quiénes serán los protagonistas en la versión que saldrá en la pantalla grande, y la verdad es que es un libro (lo acepto) que te hace seguir leyendo (y cada quien por sus diferentes razones) por su forma de narración bastante ligera. No encontré faltas de ortografía por lo que doy mi pulgar arriba a la editorial en ese aspecto y a la autora me gustaría darle unas cuantas patadas en la cola, aunque con el dineral que seguramente está recibiendo me será difícil acceder a ella.

TIEMPO DE LECTURA: una semana o menos.
PUNTUACIÓN:










BookTrailer por acá:



Así que aquí en ZsMM no queda de otra que nominarla sin mayor piedad a la categoría de: EL LIBRO MÁS WTF, Bradley por favor: